Escritos | Microficción | Fotografías | Autores | Random

2009-09-13

· Al descubierto

¿Te han visto esos ojos? Todas las miradas me observan con disfraz; pero no ésta, que me desnuda y contempla mi alma. Su influencia es tan pesada que intenté difuminarme, pero mi ser aún se figuraba en ambas pupilas. El aire cesó y apagué las luces, aunque fue inútil puesto que yo sabía que hiciera lo que fuere seguiría siendo objetivo de aquella mirada, que veía más allá de lo fijo, que permanecía firme, que iluminaba, que asechaba de forma tan gentil que mis pensares eran inciertos. Encendí la luz de nuevo: los ojos ni siquiera se habían movido. No habían efectuado movimiento alguno, ni un parpadeo.
Intimidado, pero con la idea de que era lo siguiente, los miré fijamente. El color café se volvía oscuro a paso de espiral, y en su vacío me recordé. Supongo que era el plan desde un inicio. Ahí estaba todo, y yo era incapaz de mentirles o desfigurar la verdad. A duras penas logré expresar una diminuta sonrisa con algo de cinismo y algún sentimiento de asombro indescriptible. Tenía muchas ganas de verme pero me achantaba de incertidumbre, no me sentía preparado y quería que el momento fuera perfecto.
Sabía que era hoy, ya lo había planeado, así que luego de un respiro lo hice, y en la superficie de la mirada ansiosa y constante visualicé lo que fui, lo que hoy soy, el por qué y para qué, era claro. De hecho, me parecía extraño que de tantas experiencias inscritas resultara algo parcialmente claro. (“Parcialmente” porque no lo era del todo, había aspectos raros pero comprensibles, como cuando no sabes explicar algo pero lo entiendes muy bien.) En otras ocasiones habría mirado puntos críticos y complejos de la vida, y en definitiva habría reaccionado despectivamente. Pero hoy me enorgulleció cada rincón del museo de los recuerdos.
En un momento de euforia se rompió el cristal de aquella misteriosa visión con una lágrima que se arrastraba por la piel dejando marca de aprendizajes que habrían paso a las posibilidades. Caminé sobre los trozos de vidrio, que habían multiplicado la mirada en cientos de ojos redondos, y que al pisarlos se derretían, se transformaban en agua, uno a uno hasta que me percaté de estar al fondo de un lago. Estaba ahogado en la verdad, vivía en mi sueño. Caí hasta lo más profundo, y cuando toqué el fondo choqué con la pared, entonces seguí mirándome en el espejo. Me había arrebatado.
Giré las perillas y el agua comenzó a caer, produciendo su singular sonido. Mojé mis manos y empapé el espejo intentando bañarlo de aquella verdad; de bañarme con aquella verdad. Bloqueé el agua fría, y el vapor del agua hirviente empezó a ascender, de forma que el vidrio terminó impregnado de humedad y mi rostro ya no se distinguía, pero yo sabía que estaba ahí, esperando a ser revelado. Levanté mi mano a la altura de mis labios y la pegué a éstos para detener cualquier enunciado. Una vez sellados mis pensamientos, deslicé mi mano hacia enfrente, hasta el espejo, justo en el reflejo de mis labios, y con el pulgar quité la humedad de ellos. Sólo la persona el cristal podría hablar, yo escucharía encantado de coincidir con su elocuencia, embrujado con mi autoconciencia.


5 comentarios:

Carina Felice dijo...

oh...ojos.....ojos en la Lente...ojos en K...cristales y lentes por doquier...
estamos rodeados.
:)

cynthea dijo...

Me sorprendió que te tomaras parte de tu tiempo en leer mi berrinche.
Está genial lo que escribiste, estuve leyendo tus entradas anteriores y también me gustaron bastante, me agrada tu estilo, así que volveré a pasar por aquí :)
Saludos.

Carla dijo...

Fue un sueño , solamente lo que acabo de leer o estoy disfrutando de la realidad?
Cada vez que paso por aquí , me sorprendes con algunas de tus historias..

Son de las más extraña y original que he leído ( y leo ) ,, eso es lo que las hace especial.

Lindo el color que le has puesto a tu blog ,contrasta muy bien ;)

Saludos*

Rogger dijo...

Hola, KAPPIE querido.
Muy bueno tu texto. Las vistas, los ojos, las ideas. Todo un desencadenamiento psicológico.

Saludos, Kappie, que tengas días felices!!

Adela Mizrahi dijo...

Increible. Un gusto leerte. Auntoconciencia algo bien importante.!!

data:newerPageTitle data:olderPageTitle Inicio



Edgar Hernández. Tecnología de Blogger.