Escritos | Microficción | Fotografías | Autores | Random

2010-03-15

· Trece ficciones apocalípticas

[Trece+ficciones+apocalípticas.png]

Hoy les compartiré una pequeña colección de ficciones apocalípticas escritas por Luís Zárate. Fueron incluidas en el proyecto MINIBÚKS realizado por Taller de (e) Mediático [T(e)M] dirigido por Pepe Rojo.
La “(e)” significa experimentación; aunque es variable. Taller de Experimentación Mediático (Taller de Estupidez Mediático si fallan, dice PP). Se dedican a experimentar con formatos, disciplinas, procesos y saberes desde la frontera.
Para la primera temporada de MINIBUKS, recolectaron cuentos de ciencia ficción hechos en México. Al final de su presentación en la Facultad de Humanidades de la UABC [lugar del T(e)M], regalaron a los presentes la colección de la primer temporada.
Si bien Trece ficciones apocalípticas no es mi más favorito, es uno de los mejores que leí, y como es irónico, creativo, realista, juego con Dios (xD), se la rifa y, sobre todo, es corto, puedo compartirlo aquí. XD
Por otro lado, PP dijo que independientemente de si los leíamos o no, los rolásemos. Y bueno, yo los rolaré a dos personas (mita y mita). Se los anuncio aquí para que cuando les pida su dirección para enviárselos, no se sorprendan XD. Carina Felice y Gato Marx. Tardaré, siempre tardo, pero se los enviaré.
Y los dejo con Zárate.

~
Trece ficciones apocalípticas
Línea plana
Me despertó el silencio de mi cuerpo, mi respiración detenida. Miré la ciudad, allá afuera. Todos van a desaparecer, no mañana, hoy, en este instante. Casi sentí pena por ellos. Así es como ocurre el Apocalipsis, en secreto. Cerré lentamente los ojos, hundiendo al mundo en la obscuridad.
Eco
―¡Mamá!
―¡Todo está bien!
La luz llega primero a la pared, luego el sonido, que rebota, regresa al punto de origen. La ceniza de las estatuas, el niño y la mujer abrazados, tiemble un segundo, antes de derrumbarse.
El último sello
El mar vuelto sangre, las estrellan rotas, la realdad derribada en mil fragmentos, la Voz incorpórea llenando al mundo, Ángeles, demonios, la humanidad masacrada escuchando, por fin la finita voz de Dios.
– Ups.
Un hombre
Luz blanca llenando las pantallas, transmisiones cortadas de tajo por el silencio, el hombre sale para ver el cielo cargado de escombros. Horas muertas, tiempo vacío. Todo ha terminado. Menos él. Grita de dolor, desesperación, soledad, abandono. Es terrible haber sido ignorado hasta por el Apocalipsis.
Lázaro
Se levantó de las cenizas, bajo sus pies un millón de cadáveres. Una luna irregular monstruosamente cerca. Carne desgarrada de la Tierra. Dios me salvó, pensó Lázaro. Soy su Testigo, el Ojo que no se cerrará hasta que lo haya visto todo. El Apocalipsis sólo el inicio del tormento…
Anuncio
El universo está experimentando fallas técnicas.
Profetas
Cuando los profetas se levantan, miran el cielo azul, la gente preocupada por el trabajo, los niños, el salario y no por ríos vueltos de sangre y estrellas rasgando el cielo, y se van a la cama sin que la humanidad hirviera en fuego y sienten que Alguien los ha engañado.
Planos
Dios levantó la mirada de los planos del Apocalipsis para ver cómo la Tierra estallaba en pedazos crepitantes de radiación.
―Humanos ―dijo casi con cariño― siempre queriendo hacer todo por ellos mismos.
Nimiedades
Tal vez no con esas palabras, pero en realidad quieren decir:
―Es el fin, el Apocalipsis…
El hombre que ha perdido el trabajo, la mujer que dejó un amor, el niño que ha roto un juguete querido, el científico que no puede detener la reacción en cadena…
Mass media
¡El Apocalipsis está aquí! Más de ello, después de estos comerciales…
Tan súbito
El Apocalipsis, el fin puede llevar siglos o ser tan súbito qu
Apocalipsis
Al final de los tiempos, con Falsos Profetas, Prodigios anunciando cosas contradictorias, Milagros derrumbando las creencias más firmes y Mentiras levantando las creencias más extrañas, hubo tal confusión que, cuando empezó el Apocalipsis, el Juicio Final, Armagedón, todos lanzaron un suspiro de alivio: porque al fin había algo claro.
Apocalíptico Apocalipsis final
Dios dejó de teclear. Leyó los últimos tres milenios. La idea había sido tan clara, el argumento perfecto, pero algo fallaba. Todo se torció desde la escena de la manzana. Demasiado para rescribirlo. Era mejor empezar de cero. Aceró lentamente Su Dedo a la tecla DELETE…

_____________________________
José Luís Zárate (2005)
Portada por: Bernardo Fernández


3 comentarios:

Bryan A. Chilian dijo...

yo los quiero! , pasalos O.O

Ghostyaya dijo...

xD
buen aporte.. sinceramente, uno de los mejores textos que presentaron de la primera temporada de MINIBUKS....
buena elección agente K ;) (Bryan, yo los tengo, si kieres te los presto..xD)

Kamila dijo...

Nice... Y, a quién se los pido?

data:newerPageTitle data:olderPageTitle Inicio



Edgar Hernández. Tecnología de Blogger.